Mundo Paranormal Online
RESIDUAL

¿Temen los científicos a lo paranormal?

poderes psiquicos

La pregunta se ha hecho durante décadas: ¿por qué no se han probado aún los poderes psíquicos? Estos han sido estudiados durante décadas, tanto dentro como fuera del laboratorio, pero la comunidad científica, y el público en general, sigue sin estar convencido.

Chris Carter, el autor de «Science & Psychic Phenomena: The Fall of the House of Skeptics», insiste en que la razón es que los científicos no están al tanto de la investigación, o se niegan a tomarla en serio. Esto se debe a que «es evidente que muchos científicos encuentran perturbadoras las afirmaciones de la parapsicología».

Esta es una acusación común contra los escépticos y los científicos. Se niegan a reconocer la existencia de fenómenos paranormales (habilidades psíquicas, fantasmas, etc.), porque de alguna manera desafiarían o «perturbarían» su visión del mundo.

Los escépticos y los científicos, dicen, están profundamente comprometidos personal y profesionalmente en defender el status quo científico. No pueden tolerar psicológicamente la idea de que podrían estar equivocados. Esto resulta en una negativa cerrada de mente a aceptar, o incluso a examinar seriamente, las pruebas.

¿Pero es esto realmente cierto? ¿Ignoran y descartan los científicos las afirmaciones y pruebas que cuestionan las ideas científicas dominantes?

Hablando de poderes psíquicos

En 2011 se publicó un estudio en la revista científica “The Journal of Personality and Social Psychology”. En él, se afirmaba haber encontrado pruebas sólidas de la existencia de poderes psíquicos, como la percepción extrasensorial. El artículo, escrito por el profesor de Cornell Daryl J. Bem, apareció rápidamente en los titulares de todo el mundo. Al fin los poderes psíquicos habían sido probados científicamente.

La afirmación de Bem dera clara: la evidencia de la percepción extrasensorial no fue ridiculizada o ignorada. Sino que fue tomada en serio y probada por investigadores científicos.

La replicación es, por supuesto, el sello de la investigación científica válida. Si los hallazgos son verdaderos y precisos, deberían poder ser replicados por otros. De lo contrario, los resultados pueden deberse simplemente a variaciones y errores estadísticos, normales y esperados. Si otros experimentadores no pueden obtener el mismo resultado usando las mismas técnicas, generalmente es una señal de que el estudio original fue defectuoso en una o más formas.

Un equipo de investigadores colaboró para replicar con precisión el experimento final de Bem. Y no encontró evidencia de ningún poder psíquico. Sus resultados fueron publicados en la revista PLoS ONE. 

sombra

Bem, contradiciendo explícitamente la sugerencia de Carter, reconoció que los hallazgos no apoyaban sus afirmaciones. Entonces escribió que los investigadores habían «hecho un esfuerzo competente, y de buena fe para replicar los resultados de uno de mis experimentos sobre la precognición».

Al año siguiente, un segundo grupo de científicos también trató de replicar los experimentos de ESP de Bem. Una vez más no encontró evidencia de poder psíquico.

¿El error de Einstein?

En septiembre de 2011, se difundió en todo el mundo la noticia de que los físicos italianos habían medido partículas que viajaban más rápido que la luz. El neutrino en el experimento sólo excedió la velocidad de la luz un poquito,  60 nanosegundos. Pero si era válido, violaría las leyes fundamentales de la física.

Las preguntas se arremolinaron: ¿Se mantendrían los hallazgos bajo experimentos repetidos? ¿Podría este equipo haber demostrado que Einstein estaba equivocado sobre la velocidad de la luz?

¿Cuál fue la reacción de la comunidad científica a la noticia de este descubrimiento fundamental de la física? No ignoraron los resultados, esperando que la verdad incómoda desapareciera. No marcaron a los científicos mentirosos o embaucadores. Y no gritaron: “¡Quemad a la bruja, esto es una herejía y no puede ser verdad!”

En cambio, hicieron lo que todos los científicos hacen cuando se enfrentan a pruebas tan anómalas. Examinaron más de cerca el experimento, para asegurarse de que los resultados eran válidos. Así como trataron de replicar la investigación. Más tarde resultó que la anomalía fue causada por al menos dos errores de medición. Posiblemente incluyendo un cable suelto: el experimento fue defectuoso.

¿Por qué tanto escepticismo?

Los científicos no eran escépticos porque aceptar que Einstein estaba equivocado sobre algo llevaría a un colapso nervioso. O que toda su visión del mundo se desmoronaría por debajo de ellos, o tendrían que aceptar que la ciencia no lo sabe todo.

einstein

La razón por la que los científicos se mostraron escépticos es porque el nuevo estudio contradecía todos los experimentos anteriores. Eso es lo que hace la buena ciencia. Cuando se realiza un estudio o experimento, especialmente uno cuyos resultados entran en conflicto con conclusiones anteriores, se estudia detenidamente y se cuestiona antes de aceptar los resultados.

En la ciencia, los que refutan las teorías dominantes son recompensados, no castigados. Refutar una de las predicciones más conocidas de, o probar la existencia de poderes psíquicos, les daría a los científicos disidentes un lugar en los libros de historia, si no el Premio Nobel.

El mismo patrón existe en otras áreas de lo inexplicable. Por ejemplo, muchos científicos han trabajado en el análisis del supuesto pelo de animales misteriosos como el Bigfoot y el Chupacabras. 

Investigadores de la Universidad de Oxford pasaron parte del año pasado recolectando muestras de presunto pelo de Bigfoot para su posible identificación genética. El genetista Bryan Sykes llevó a cabo análisis de ADN, y planea publicar sus resultados pronto en una revista científica.

¿Ciegos científicos o falta de pruebas?

La razón por la que los poderes psíquicos, Bigfoot, fantasmas y otros fenómenos no son aceptados por la comunidad científica es simplemente porque hay poca o ninguna evidencia buena para ellos. No se debe, como se cree, porque los científicos no hayan mirado las pruebas.

bigfoot

Una mejor investigación sigue a una mejor evidencia. Como un prominente científico e investigador de Bigfoot, el primatólogo británico John Napier, señaló: «No hay escasez de problemas que abordar, y no es de extrañar que los científicos prefieran investigar lo probable en lugar de golpear sus cabezas contra la pared de lo débilmente posible».

La evidencia de los poderes psíquicos, como la evidencia de cualquier otra cosa, se sostiene o cae por sus propio peso. No hay razón en el mundo para que los científicos teman a lo desconocido, o para que tengan miedo de aprender más sobre el mundo en el que vivimos.

Artículos relacionados

¿Necesitamos las etiquetas de escéptico y creyente?

MParanormal

Tablas de Ouija: ¿artículos novedosos o tan malvados como dicen?

MParanormal

Transferencia de memoria

MParanormal