Mundo Paranormal Online
ASESINOS

El asesinato sin resolver de familia Gruber

hinterfaicken

Muy pocos misterios resisten la prueba del tiempo. Inevitablemente, el auge de las nuevas tecnologías o una mejor comprensión de las variables en juego ayudarán a que la mayoría de los fenómenos insolubles tengan sentido. Sin embargo, hay ciertos crímenes y eventos extraños que tal vez nunca se resuelvan. 

Para Alemania, los asesinatos en la granja de Hinterkaifeck, al norte de Munich, son un misterio. En una fría noche de marzo de 1922, toda la familia Gruber fue brutalmente asesinada antes de que el asesino se instalara en su casa durante varios días, comiendo su comida, alimentando a su ganado e incluso cuidando a su perro mientras sus cuerpos se pudrían.

Hasta la fecha, no se ha identificado claramente a ningún sospechoso, y la matanza masiva de la familia sigue siendo uno de los misterios sin resolver más escalofriantes de Alemania.

Una granja escondida y una familia

El tranquilo Hinterkaifeck parece un escenario extraño para un crimen tan brutal y desconcertante. El título de la granja se refería a su ubicación, ya que estaba escondida en el bosque a las afueras del pueblo principal de Kaifeck. Estaba situado entre las ciudades bávaras de Schrobenhausen e Ingolstadt, a una hora en coche de Munich. Los Grubers vivían en un relativo aislamiento, con impresionantes vistas de bosques alpinos y majestuosas montañas.

En el momento del asesinato, la familia estaba formada por el patriarca Andreas Gruber (63 años), la matriarca Cazilia (72), su hija viuda Veronika (35) y sus dos hijos Cazilia (7) y Josef (2), así como su nueva criada (44). Su reputación no era muy positiva, y Andreas en particular era visto como un hombre poco amistoso que probablemente golpeaba a su esposa e hijos. Incluso hubo rumores de incesto entre él y Veronika, y Josef fue visto como el resultado. A excepción de Veronika, que era muy apreciada por su voz de cantante, la familia Gruber era generalmente vista como hosca y solitaria.

hinterfaicken

Una serie de misterios

El primer mal presagio para la familia llegó seis meses antes de los acontecimientos de aquel fatídico día de marzo. Cuando su criada renunció repentinamente, ella le explicó que creía que la granja estaba embrujada, y que tenía voces y pasos incorpóreos. Aunque la familia dejó de lado sus preocupaciones, las cosas sólo se volvieron más extrañas desde allí.

  • A mediados de marzo, Andreas observa huellas de pisadas después de una tormenta de nieve que conducen a la puerta trasera de la granja desde los oscuros matorrales de los bosques que rodean su propiedad. Alarmado, registra la casa pero no encuentra nada.
  • Por la noche, el patriarca oye ruidos en el ático, pero no encuentra nada al investigar.
  • A la mañana siguiente, Andreas encuentra un misterioso periódico en el porche que ningún miembro de la familia ha visto antes.
  • El 30 de marzo, un juego de llaves de la casa se pierde, a pesar de que nadie las ha usado.
  • Ese mismo día, Andreas descubre que alguien intentó forzar la cerradura del cobertizo de herramientas.

En los días previos al asesinato de su familia, Andreas expresó su preocupación a sus vecinos, pero pocos pensaron en los sucesos extraños. Desafortunadamente, claramente deberían haberlo hecho.

La Secuencia de los Eventos

Temprano en la mañana del 31 de mayo, la nueva criada llegó y se presentó a la familia como María Baumgartner. Aunque ese fatídico viernes pudo haber sido en su mayor parte ordinario, fue el último día en que alguien vio a María o a la familia Gruber con vida.

En algún momento de la noche, el asesino se puso a trabajar. Empezando por Viktoria y la joven Cazilia, que fueron encontradas con ropa de día, el asesino atrajo a los miembros de la familia Gruber hasta el granero uno por uno. Una vez allí, el asesino probablemente los masacró usando un matraz, que es como un pico, una herramienta de mango largo con un hacha o un pico y un cortador. 

Tanto Viktoria como la anciana Cazilia también mostraron signos de estrangulación. Aunque las autopsias revelaron que la joven Cazilia sobrevivió al golpe inicial y permaneció en el granero durante horas, sus abuelos y su madre no lo hicieron. Con la mayoría de la familia asesinada, el asesino se mudó a la granja para los miembros que quedaban y probablemente dormían. Una vez dentro, apalearon al niño más pequeño hasta matarlo mientras dormía y luego asesinaron a María en su dormitorio recientemente adoptado.

Lo más inquietante de todo es que el asesino pasó el fin de semana en la granja. Los vecinos reportaron haber visto humo saliendo de la chimenea en los siguientes 2 o 3 días. Más tarde, los investigadores también encontraron señales de comidas recientes y camas perturbadas, mientras el ganado era alimentado y el perro incluso había sido asegurado en el patio. En resumen, habían cuidado bien el lugar, justo después de haber asesinado a todo el clan Gruber.

hinterfaicken

Un descubrimiento espeluznante

El 4 de abril, el martes después de los asesinatos, los lugareños notaron que la familia Gruber parecía estar desaparecida. Viktoria no sólo había faltado a la iglesia el domingo, sino que la pequeña Cazilia había faltado a la escuela, y el cartero notó que el correo de la semana anterior nunca había sido recogido. Un grupo de vecinos, entre ellos el pretendiente de Viktoria, Lorenz Schlittenbauer, del que también se rumoreaba que era el padre de Josef, se dirigieron a la granja de Hinterkaifeck para ver cómo estaba la familia, sin saber lo que iban a encontrar. 

Después de encontrar inicialmente un silencio espeluznante en ese lugar condenado, los buscadores pronto descubrieron la sangre que quedaba en el granero, con casi toda la familia cuidadosamente amontonada en el heno entre charcos de sangre. Sorprendidos, registraron la casa y encontraron a la criada y al pequeño Josef antes de llamar a la policía para que viniera a investigar. Fue sólo un año después, cuando la granja fue finalmente derribada, cuando se descubrió el arma homicida – el mattock hecho a mano por Andreas Gruber.

Una investigación problemática

Desde el principio, el inspector Georg Reingruber y el Departamento de Policía de Munich se sintieron confundidos por los asesinatos de Hinterkaifeck. Por un lado, el asesino habría necesitado experiencia con un azadón para matar a la gente con golpes tan precisos que mataría a todas las víctimas menos a una en un solo movimiento limpio. Por otro lado, su motivo para hacerlo no estaba claro, ya que el dinero y las joyas no se las habían llevado de la casa. Sin embargo, la investigación elaboró algunas posibles teorías:

  • Un crimen pasional fue posible, especialmente dada la presencia de estrangulación en los cuerpos de Viktoria y de su madre. El antiguo pretendiente de la hija, Schlittenbauer, era un posible sospechoso, ya que había sido uno de los primeros en llegar a la granja e incluso había perturbado los cuerpos en busca de su supuesto hijo, Josef. Aunque Viktoria había afirmado que el niño era el hijo de su pretendiente, podría haber atacado para evitar la pensión alimenticia o por frustración después de la muerte de su propio hijo a causa de un nuevo matrimonio.
  • Mucho más tarde, los investigadores investigarían al aparentemente muerto ex esposo de Viktoria, Karl Gabriel, como sospechoso. Aunque se había informado de su fallecimiento durante la Primera Guerra Mundial, nunca se había encontrado su cuerpo, y el regreso era una posibilidad distinta, aunque distante. Los investigadores propusieron que podría haber escuchado insinuaciones sobre la incestuosa relación entre Viktoria y su padre. Además, dos personas en la Segunda Guerra Mundial reportaron ser un soldado ruso que reivindicó la responsabilidad de los asesinatos de Hinterkaifeck y coincidió con la descripción de Karl.

Sin embargo, sin pruebas concretas, el caso se cerró pronto, aunque no antes de que los cráneos de toda la familia fueran enviados a clarividentes para investigar algunos de los elementos paranormales del caso. Aunque algunos señalan los extraños ruidos, el periódico y las huellas, las autoridades consideran que están claramente relacionados con un sospechoso humano. Con poco de lo sobrenatural para actuar, el caso sigue siendo una entrada inquietante en la historia de Alemania.

Desde la investigación original, el caso se ha reabierto regularmente para reevaluar las pruebas con arreglo a nuevos métodos y tecnologías. En el proceso, más de 100 sospechosos han sido entrevistados sobre los asesinatos de Hinterkaifeck. Sin embargo, el Departamento de Policía de Munich no está más cerca de resolver este espantoso crimen, y las pruebas y los testigos se pierden cada vez más a causa de los estragos del tiempo.

Artículos relacionados

Dean Corll, Candyman

MParanormal

Bienvenidos a Jonestown

MParanormal

Katherine Knight, la asesina canibal

MParanormal